viernes, 12 de junio de 2015

¡Ey! niño, ¿dónde vas?



Ey, niño de mirada triste, 
A donde vas con el pomo de la puerta que no abriste,
Moldurero de la cenefa caoba que no sentiste,
Lloran cuando acarician las olas, me dicen que mentiste,
Al amparo de la cueva de sollozos,
Pozo de trasgos y sirenas para un corazón que embiste,
El guijarro que rompe el jarrón de la dinastía de servidumbre,
La razón de la mata que se retuerce sin legumbres.
El rey de copas no gobierna su baraja,
Relaja el lomo de la hiena mas barata,
Sensata, azuza los colmillos de una sonrisa que mata,
El niño que mama lava abrazado a su trinchera,
Pícaro de anzuelos robados en cañas sinceras,
Moribundo enamorado de la mirada de su curandera,
Abre la herida que descuida a su manera.
Y es que ya está acostumbrado a sangrar,
El principe mestizo enredado en el altar,
Cuartel de secretos que se esconden al azar,
El último pasajero de este vacío vagón,
Que viaja sin pensar a algún lugar,
Donde los sueños olviden al corazón,
Mi colección de paciencia a pactar.
Adiós niño travieso,
Guarda la tortura en tus carnes,
Cálmame como el perro con su hueso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada